5 razones por las que tu Curriculum necesita actualizarse

Sabemos que actualizar el curriculum propio es algo que siempre da un poco de pereza, como planchar las camisas para el trabajo, sacar la basura o visitar a tus padres en el pueblo. Pero, al igual que todas estas cosas, también es algo necesario y que puede reportaros muchas ventajas. Lo idea sería actualizarlo mensualmente, especialmente si te encuentras en un periódo de formación dentro de tu empleo actual o fuera de él, y forzarnos a ello solo nos reportará ventajas. Para mucha gente actualizar el curriculum es una actividad temida, ya que largos periódos de desempleo  o una trayectoria no demasiado brillante pueden bajarnos la moral y recordarnos todo lo que no hemos conseguido.

Destaca entre lam ontaña de curriculums
Destaca entre la montaña de curriculums

Pero se trata de actualizar para lograr todo aquello que deseamos, actualizar el curriculum es una actividad que debe realizarse con la moral alta, teniendo en mente todo lo que valemos y nuestros puntos fuertes, para poder trasmitirlo a nuestro futuro empleador. Para ayudaros os pasamos cinco pistas para sacarle el máximo partido al curriculum, si veis que os falta algo no os preocupéis, puede que no sea algo que interese en vuestro mercado de búsqueda de empleo, pero hasta que no lo intentéis nunca lo sabréis.

  1. ¿Estás utilizando el modelo correcto de currilum? El modelo de curriculum cronológico es el modelo más habitual, es adecuado cuando tienes un trayectoria dentro del mismo área y deseas mantenerte ahí, también es importante que no hayas sufrido ningún retroceso en tu progresión profesional y no incluye largos periódos de desempleo que no se justifiquen en el propio curriculum.Eso si, nunca olvides que el modelo de curriculum ideal no solo depende de ti, sino también de la oferta a la que postulas.Si para dicha oferta, crees que es de gran importancia destacar cierta habilidad poco común (por ejemplo, familiaridad con tecnologías o mercados poco comunes) puedes considerar un modelo de curriculum funcional.
  2. Olvídate de cualquier tipo de falsedades y exageraciones. Porque no hay nada peor que te pillen en un renuncio, ten en cuenta que es muy probable que muchas de las preguntas de la entrevista vayan dirigidas a comprobar cómo te manejas en aquellos temas que has indicado que controlas en tu curriculum. Si por lo que sea crees que necesitas incluir algún conocimiento en el que no eres experto, indica en el propio curriculum que conoces el tema, pero que no eres un experto.
  3. Ahorra espacio. No tiene sentido seguir incluyendo esas experiencias irrelevantes, o que no están directamente relacionadas con el tipo de empleo que buscas. Realizar curriculums personalizados a la oferta de empleo puede ser agotador, pero merece la pena, especialmente para aquellas ofertas de empleo que te interesen especialmente.
  4. Di “no” a los errores gramaticales. Merece la pena permitir que varias personas le echen un vistazo a tu curriculum, cuatro ojos ven más que dos. Eso sí, ten cuidado que todo el mundo querrá modificar tu curriculum en función de lo que esté acostumbrado. Un diseñador gráfico querrá convertirlo en una infografía y poner una foto tuya en la playa, un contable querrá convertirlo en una hoja de las páginas amarillas. Sin embargo merece la pena una segunda revisión, porque tendemos a ignorar nuestras faltas de ortografía y leer lo que creemos que hemos escrito y no lo que realmente redactamos.
  5. Curriculum Online. Entregar un curriculum físico siempre es una buena idea como refuerzo, muchos encargado de Recursos Humanos tienen una carpeta que sacan cuando hay alguna necesidad de personal, y echan un vistazo a lo que se les ha entregado para ver si hay perfiles afines. Sin embargo un curriculum virtual hoy en día es imprescindible, principalmente porque puede ocntener hipervínculos y redirigir directamente a proyectos y trabajos anteriores que el reclutador puede disfrutar con un solo click, además de ser mucho más environmental-friendly. Webs como Linkedin te permiten subir tu curriculum a la red, pero siempre puedes crearte tu propio dominio personal. Esto te beneficiará creando marca personal, permitiendote tener una dirección de correo personalizada y, en general, destacar respect oal resto de candidatos.

Esperamos haber resultado de ayuda, si estáis interesados en cualquier faceta de la formación o de la educación podéis echarle un vistazo a nuestro portal Ofertaformativa.com

Las exageraciones y falsedades en los datos que facilitas en tu vida laboral es otro error. Si has decidido correr el riesgo de inflar tus propias habilidades y capacidades, piensa que la identidad personal y profesional de cartón piedra que has construido se desmoronará cuando tu falso yo se ponga delante de un entrevistador en un proceso de selección. Nunca te vendas por encima de tus posibilidades. No digas lo que no eres.

Cinco imprudencias que pueden arruinar tu currículo,Emprendedores&Empleo, expansion.com

-Para empezar, quizá estés tentado de incluir referencias que te parecen una experiencia valiosa, pero que resultan irrelevantes. A lo mejor a un posible empleador no le parece tan importante que hayas sido reina del festival de la calabaza en el lugar en el que veraneas, que hayas pertenecido a una hermandad o fraternidad, o que durante casi un lustro fueras campeón de comer tartas. Tampoco es bueno que pretendas ser excesivamente original ni quieras impresionar a un futuro entrevistador con aficiones extrañas. -Aunque en la entrevista de trabajo atender a los aspectos personales evita algunos errores en la selección, y ayuda a valorar si la persona encaja en la cultura de la compañía, en tu currículo no es necesario que incluyas datos personales, ni tus características físicas, o que te refieras a asuntos privados, como la orientación sexual, tus creencias religiosas, tu afiliación política, estado civil; si tienes planes de boda, si te gustaría tener hijos, o incluso cuántos niños tienes… Ten en cuenta que el objetivo del currículo es conseguir una entrevista de trabajo. Hay quien defiende que la entrevista sea un tanto incómoda para el candidato, porque en esa situación es posible ver cómo reacciona éste cuando todo se complica, y meter presión permite advertir la reacción del empleado potencial. Pero hay cuestiones que el entrevistador nunca debe tocar. Por supuesto, no pueden preguntarte sobre tu salud, origen étnico o extracción social. No tiene que producirse discriminación o prejuicios sobre cualquier discapacidad real o percibida. Tampoco debe haber exclusión por causa de tu edad (por exceso o por defecto), ni por el aspecto físico. Las decisiones tomadas en función de la fotografía que se adjunta con el currículo son inaceptables. De modo que no incluyas nada en el CV que pueda dar pie a estas incorrecciones. -Los errores gramaticales, la pésima redacción y las expresiones confusas no dicen nada bueno de tí. Y no trates de impresionar al reclutador con literatura vacía y grandes palabras. Procura que no se te vaya la mano en tácticas para llamar la atención. No uses fuentes tipográficas extrañas, por originales que te parezcan, y no trates de diferenciarte con colores de tinta llamativos, brillos y adornos, papel de distintos tonos, y mucho menos perfumado… -Calcula cuidadosamente los riesgos de incluir información de contacto no profesional. Si la dirección de correo que sueles usar habitualmente es pepe@defarraestanoche.com quizá deberías buscarte otra para que un posible empleador contacte contigo. Si además has decidido dar pistas sobre tu actividad en redes sociales, valora el uso que has hecho de ellas. Si tienes motivos para avergonzarte de lo que dice de tí tu cuenta de Facebook o Flickr, recuerda que cada vez más reclutadores utilizan estas redes para comprobar los datos que un candidato facilita en el currículo. -Las exageraciones y falsedades en los datos que facilitas en tu vida laboral es otro error. Si has decidido correr el riesgo de inflar tus propias habilidades y capacidades, piensa que la identidad personal y profesional de cartón piedra que has construido se desmoronará cuando tu falso yo se ponga delante de un entrevistador en un proceso de selección. Nunca te vendas por encima de tus posibilidades. No digas lo que no eres.

Cinco imprudencias que pueden arruinar tu currículo,Emprendedores&Empleo, expansion.com

-Para empezar, quizá estés tentado de incluir referencias que te parecen una experiencia valiosa, pero que resultan irrelevantes. A lo mejor a un posible empleador no le parece tan importante que hayas sido reina del festival de la calabaza en el lugar en el que veraneas, que hayas pertenecido a una hermandad o fraternidad, o que durante casi un lustro fueras campeón de comer tartas. Tampoco es bueno que pretendas ser excesivamente original ni quieras impresionar a un futuro entrevistador con aficiones extrañas. -Aunque en la entrevista de trabajo atender a los aspectos personales evita algunos errores en la selección, y ayuda a valorar si la persona encaja en la cultura de la compañía, en tu currículo no es necesario que incluyas datos personales, ni tus características físicas, o que te refieras a asuntos privados, como la orientación sexual, tus creencias religiosas, tu afiliación política, estado civil; si tienes planes de boda, si te gustaría tener hijos, o incluso cuántos niños tienes… Ten en cuenta que el objetivo del currículo es conseguir una entrevista de trabajo. Hay quien defiende que la entrevista sea un tanto incómoda para el candidato, porque en esa situación es posible ver cómo reacciona éste cuando todo se complica, y meter presión permite advertir la reacción del empleado potencial. Pero hay cuestiones que el entrevistador nunca debe tocar. Por supuesto, no pueden preguntarte sobre tu salud, origen étnico o extracción social. No tiene que producirse discriminación o prejuicios sobre cualquier discapacidad real o percibida. Tampoco debe haber exclusión por causa de tu edad (por exceso o por defecto), ni por el aspecto físico. Las decisiones tomadas en función de la fotografía que se adjunta con el currículo son inaceptables. De modo que no incluyas nada en el CV que pueda dar pie a estas incorrecciones. -Los errores gramaticales, la pésima redacción y las expresiones confusas no dicen nada bueno de tí. Y no trates de impresionar al reclutador con literatura vacía y grandes palabras. Procura que no se te vaya la mano en tácticas para llamar la atención. No uses fuentes tipográficas extrañas, por originales que te parezcan, y no trates de diferenciarte con colores de tinta llamativos, brillos y adornos, papel de distintos tonos, y mucho menos perfumado… -Calcula cuidadosamente los riesgos de incluir información de contacto no profesional. Si la dirección de correo que sueles usar habitualmente es pepe@defarraestanoche.com quizá deberías buscarte otra para que un posible empleador contacte contigo. Si además has decidido dar pistas sobre tu actividad en redes sociales, valora el uso que has hecho de ellas. Si tienes motivos para avergonzarte de lo que dice de tí tu cuenta de Facebook o Flickr, recuerda que cada vez más reclutadores utilizan estas redes para comprobar los datos que un candidato facilita en el currículo. -Las exageraciones y falsedades en los datos que facilitas en tu vida laboral es otro error. Si has decidido correr el riesgo de inflar tus propias habilidades y capacidades, piensa que la identidad personal y profesional de cartón piedra que has construido se desmoronará cuando tu falso yo se ponga delante de un entrevistador en un proceso de selección. Nunca te vendas por encima de tus posibilidades. No digas lo que no eres.

Cinco imprudencias que pueden arruinar tu currículo,Emprendedores&Empleo, expansion.com

-Para empezar, quizá estés tentado de incluir referencias que te parecen una experiencia valiosa, pero que resultan irrelevantes. A lo mejor a un posible empleador no le parece tan importante que hayas sido reina del festival de la calabaza en el lugar en el que veraneas, que hayas pertenecido a una hermandad o fraternidad, o que durante casi un lustro fueras campeón de comer tartas. Tampoco es bueno que pretendas ser excesivamente original ni quieras impresionar a un futuro entrevistador con aficiones extrañas. -Aunque en la entrevista de trabajo atender a los aspectos personales evita algunos errores en la selección, y ayuda a valorar si la persona encaja en la cultura de la compañía, en tu currículo no es necesario que incluyas datos personales, ni tus características físicas, o que te refieras a asuntos privados, como la orientación sexual, tus creencias religiosas, tu afiliación política, estado civil; si tienes planes de boda, si te gustaría tener hijos, o incluso cuántos niños tienes… Ten en cuenta que el objetivo del currículo es conseguir una entrevista de trabajo. Hay quien defiende que la entrevista sea un tanto incómoda para el candidato, porque en esa situación es posible ver cómo reacciona éste cuando todo se complica, y meter presión permite advertir la reacción del empleado potencial. Pero hay cuestiones que el entrevistador nunca debe tocar. Por supuesto, no pueden preguntarte sobre tu salud, origen étnico o extracción social. No tiene que producirse discriminación o prejuicios sobre cualquier discapacidad real o percibida. Tampoco debe haber exclusión por causa de tu edad (por exceso o por defecto), ni por el aspecto físico. Las decisiones tomadas en función de la fotografía que se adjunta con el currículo son inaceptables. De modo que no incluyas nada en el CV que pueda dar pie a estas incorrecciones. -Los errores gramaticales, la pésima redacción y las expresiones confusas no dicen nada bueno de tí. Y no trates de impresionar al reclutador con literatura vacía y grandes palabras. Procura que no se te vaya la mano en tácticas para llamar la atención. No uses fuentes tipográficas extrañas, por originales que te parezcan, y no trates de diferenciarte con colores de tinta llamativos, brillos y adornos, papel de distintos tonos, y mucho menos perfumado… -Calcula cuidadosamente los riesgos de incluir información de contacto no profesional. Si la dirección de correo que sueles usar habitualmente es pepe@defarraestanoche.com quizá deberías buscarte otra para que un posible empleador contacte contigo. Si además has decidido dar pistas sobre tu actividad en redes sociales, valora el uso que has hecho de ellas. Si tienes motivos para avergonzarte de lo que dice de tí tu cuenta de Facebook o Flickr, recuerda que cada vez más reclutadores utilizan estas redes para comprobar los datos que un candidato facilita en el currículo. -Las exageraciones y falsedades en los datos que facilitas en tu vida laboral es otro error. Si has decidido correr el riesgo de inflar tus propias habilidades y capacidades, piensa que la identidad personal y profesional de cartón piedra que has construido se desmoronará cuando tu falso yo se ponga delante de un entrevistador en un proceso de selección. Nunca te vendas por encima de tus posibilidades. No digas lo que no eres.

Cinco imprudencias que pueden arruinar tu currículo,Emprendedores&Empleo, expansion.com

Compartelo
Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on TumblrShare on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestPrint this page