La Formación Profesional crece – Formate

La Educación Infantil para menores de 3 años ha contado con un 34,5% más de alumnos, mientras que en Bachillerato se ha dado un crecimiento del 1,2%, muy significativo puesto que no se observaba un aumento desde el año 1993. Además, los programas de cualificación profesional inicial (PCPI) para jóvenes en riesgo de abandonar el sistema educativo sin ningún título crecen un 14,4%. Todas ellas son etapas no obligatorias de la enseñanza, las que precisamente elevan el nivel educativo de un país. La ecuación es clara: tener más estudios equivale a contar con más recursos para desenvolverse en el mundo laboral.

En total, 942.875 estudiantes cursaron enseñanzas secundarias no obligatorias el curso pasado: Bachillerato, FP de Grado Medio, Grado Medio de Artes plásticas y diseño y de Enseñanzas deportivas y Programas de Cualificación Profesional Inicial. Estaríamos hablando de casi 30.000 alumnos más que el año anterior. ¿Se está concienciando la sociedad de la necesidad de una buena preparación para asegurarse el futuro laboral? Seguramente sí, puesto que además estas cifras se dan junto a una ligera disminución del tamaño de la población asociada a estas enseñanzas.

De hecho, además de crecer, el tipo de estudiantes de Formación Profesional está ampliándose. Actualmente, muchos parados, amas de casa e inmigrantes se deciden a optar por esta vía para lograr una cualificación que les permita encontrar su sitio en el mercado laboral El 80% de los parados se verá obligado a conseguir una cualificación laboral o a mejorarla si quiere reintegrarse en el mundo del trabajo. Con una gran oferta de cursos y un acceso sin límite de edad, la FP es suficientemente flexible como para aportar esta formación necesaria a colectivos sociales muy diversos. Incluso algunos universitarios buscan en esta formación algo que echan en falta: las prácticas en empresas del sector: una buena puerta de entrada al mundo laboral. De hecho, la Formación Profesional ya se considera como la clave para una integración laboral que se hace tan necesaria en estos momentos.
Los perfiles de FP más demandados por el mercado laboral coinciden con las familias profesionales que más estudiantes matriculados poseen. Así, tanto los módulos orientados a la electromecánica y el mantenimiento, como los de sanidad y los administrativos, representan más del 50% del total de alumnos de FP.

El administrativo comercial, el administrativo contable, el auxiliar administrativo, la secretaria de departamento y el comercial Junior son los cinco puestos más reclamados en el área administrativa, donde el salario también experimenta subidas acordes, en las que los puestos de administrativo comercial y secretaria de departamento son los que registran los sueldos más elevados, que ascienden hasta los 24.691 euros anuales de media en el caso del primero, y los 23.973 en el caso del segundo.

La experiencia en estos campos es muy valorada por las empresas, y por lo tanto, cotizada. De esta forma, cualquier profesional que acumule una experiencia laboral superior a cinco años puede llegar a cobrar hasta un 25,8% más que otro con una experiencia de uno a dos años, independientemente de su edad.

El descenso que viene experimentando la población española en los últimos años ha provocado que el número de jóvenes que estudia cursos formativos en las ramas profesionales no sea suficiente para garantizar el relevo generacional en la industria. Además, la incorporación de la mujer a este área es todavía una asignatura pendiente, ya que de las familias profesionales directamente relacionadas con los cinco puestos con mayor demanda y proyección ?electromecánico, fresador con control numérico, operario especialista, soldador y jefe y responsable de sección?, tan sólo el 5,7% son mujeres.

Al igual que sucede en los perfiles provenientes de la Formación Profesional del área administrativa, la retribución de estos cinco perfiles con mayor demanda en el mercado industrial pueden llegar a ver duplicada su cuantía. Tal es el caso de un electromecánico menor de 24 años que empieza cobrando unos 14.000 euros anuales y al llegar a la edad de 50 años puede situarse en los 28.000. En el caso de los jefes y responsables de sección, éstos pueden comenzar su andadura profesional con un sueldo cercano a los 21.700 euros y llegados a los 50 años o más, situarse en una retribución anual de más de 46.400 euros.

El auge experimentado por el sector sociosanitario en los últimos años ha dado lugar a un importante déficit de profesionales que, en muchos casos, se ve paliado en parte con trabajadores con estudios técnicos de Formación Profesional. En la actualidad, más de 53.200 alumnos cursan módulos de grado medio y superior en la familia profesional de Sanidad, siendo el 85% de ellos mujeres.

La oferta de empleo para estos trabajadores provenientes de Formación Profesional sobresalen los auxiliares de enfermería. Ese es uno de los puestos con mayor demanda en estos momentos en el mercado laboral y de los que más trayectoria profesional tiene, ya que suele comenzarse con un salario entre los 11.000 y 18.000 euros anuales hasta situarse, en función de la experiencia y del grado de especialización profesional, en una franja retributiva situada entre los 40.000 y 50.000 euros anuales. También están los técnicos de laboratorio y los de radiología.

La informática y las nuevas tecnologías ofrecen un importante abanico de puestos, y cuenta en la actualidad con casi 40.000 estudiantes. En este sector, los más buscados son los help desk, programadores y técnicos de sistemas.

La Formación Profesional sigue teniendo mala fama en España pero, según los empresarios, de su impulso depende la competitividad de nuestro país. El primer paso es corregir los desajustes entre la oferta y la demanda del mercado laboral.

El 75% de los padres desea que sus hijos estudien una carrera universitaria y sólo a un 13% le gustaría que se decantaran por la Formación Profesional.

El informe del Círculo de Empresarios titulado ‘”Formación Profesional: Una necesidad para la empresa” señala que la situación de desprestigio y descuido en la que se ha encontrado la Formación Profesional en España ha propiciado un claro desajuste entre el tipo de formación que reclama la economía española y las cualificaciones de los trabajadores, manifestado a través de la coexistencia de la sobreeducación universitaria con una insuficiente oferta de personas con determinadas cualificaciones”.

El Círculo de Empresarios también destaca la escasa apuesta de las empresas españolas por la formación ocupacional y plantea como solución la aplicación de fórmulas de incentivación de la Formación Profesional continua en las empresas tales como “la formación a coste cero”.

A pesar de todo, la Formación Profesional comienza a comer el terreno al bachillerato. Las buenas perspectivas laborales y el amplio abanico de oportunidades están cambiando su suerte y la de quienes la estudian: el índice de ocupación ha pasado en diez años del 55% al 72%, mientras que el de los universitarios se sitúa en el 73%, aunque estos últimos ocupan, en muchos casos, puestos no acordes con su nivel de formación. Además, los técnicos de Formación Profesional encuentran trabajo antes, especialmente los de Grado Superior.

La Formación Profesional ha ampliado su oferta formativa durante los últimos años, lo que ha provocado que los alumnos no se decanten por ella porque no les queda otro remedio o porque son malos estudiantes, sino porque realmente quieren estudiar eso.

Si quieres realizar cursos de Formación Profesional 2010 busca en:  Ofertaformativa.com/Fp

Compartelo
Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on TumblrShare on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestPrint this page